Futbolistas sin Fronteras

Hace unos meses (en julio de 2009), nos quejábamos en estas mismas páginas de la “mojigatería, envidia y mala leche” que reinan a veces por estos pagos, comentando las críticas al jugador del Real Madrid Sergio Ramos, cuyo “delito” consistió en irse del estadio mientras su equipo jugaba (no estaba entre los seleccionados, por sanción), durante la segunda parte, para ver torear a Alejandro Talavante en  Las Ventas.

El empeño a rajatabla en exigir el cumplimento de unas obligaciones que no sirven para nada, sin permitir excepciones de ningún tipo, fue aplaudido en esa ocasión, más que nada (argumentábamos) por envidia. La misma actitud, en torno a las primas que van a cobrar los miembros del equipo nacional en el próximo mundial de Suráfrica, revela la inutilidad de este sentimiento, fácilmente explotable. Como veremos, puede ser muy útil para desviar la atención de otros despropósitos  que sí se deberían discutir.

El escándalo surge cuando se comprueba que se trata de las primas más altas de las 32 selecciones nacionales que participan. Si este dinero lo pusiera directamente el Estado, obviamente no estaría en consonancia con nuestro nivel económico. Para aliviarnos, se nos dice que las paga la Federación Española de Fútbol. Pero ésta es una entidad privada que, a pesar de haber generado en 2008 un beneficio neto de 340.754 euros, recibe una subvención del Estado (a través del Consejo Superior de Deportes) que representa un 6% de su presupuesto total (87,6 millones para el ejercicio 2009).[1]

Se ha argumentado que una entidad que, en general, genera beneficios (30 millones de euros recibiría de la FIFA si ganamos el mundial), puede repartir su dinero como quiera.[2] Y es cierto. Pero entonces, para qué la subvención.

En vista de que alguno de los jugadores ha declarado que donará sus eventuales primas a fines sociales, ¿por qué no regularizar esta donación a través del Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas? De la misma forma que en los exámenes de respuesta múltiple existe a veces una (o más) respuesta absurdas para cada pregunta, la parte de la declaración referida al famoso 0.7% debería redactarse así:

[] Asignación Tributaria a la Iglesia Católica.

[] Subvenciones a entidades privadas cuyos fines sean “de interés general”, aunque no las necesiten.

[] Cualquier otra estupidez que estimen ustedes oportuna.

[] Fines sociales.

Como de costumbre, este artículo no es sobre política, ni sobre deportes: la respetable y (casi siempre) inofensiva afición al fútbol (que sustituye ventajosamente en nuestros días a la quema de herejes y brujas, pero todavía no al linchamiento de vacas, cabras y pollos, que persisten), simplemente sufrirá unos días de zozobra –por el sentimiento de culpa-, y el tema será motivo de acaloradas o cordiales discusiones, según los contendientes.

Tampoco imaginen los amantes de lo simple y esquemático que es una cuestión de ideología: sospecho que los cambios de gobierno no han afectado en gran medida a esta política de subvenciones. Y temo que cualquier otro “trapo rojo” que se nos ponga delante, en una situación crispada como ésta, provocará otra polémica inútil.

Anuncios

2 comentarios to “Futbolistas sin Fronteras”

  1. Anacreonte Says:

    Encuentro que el tratamiento del tema (la envidia, el absurdo, etc.) está expuesto con mucha agudeza.
    El que lluevan billetes sobre alfombras de billetes ya lo hemos visto cuando se subvencionó a la banca por la crisis y esa misma banca ¡¡¡ha dado beneficios al fin de año y ha repartido dividendos!!!
    Además ha concedido “bonus” millonarios a los directivos que nos llevaron a la crisis.
    En este momento la CEOE, Sindicatos y gobierno no se ponen de acuerdo en conceder el Despido Libre y rebajar la indemnización de 45 a 33 días. ¡¡¡Las dos cosas existen actualmente!!! En España el empresario tiene libertad para despedir a quien le de la gana y el contrato condicionado a 33 días de indemnización existe porque cualquier empresario puede, desde 1997, convertir los contratos temporales en fijos supeditados a 33 días de indemnnización.
    Es decir discuten algo que ya está aceptado!!!! y encima no se ponen de acuerdo.
    El mundo no es absurdo, los absurdos somos nosotros.

    • aguilarojax Says:

      Gracias. Entiendo que (por si fuera poco) la envidia también funciona de manera absurda. O no tanto: se critica sin misericordia aquello que el crítico nunca podría hacer o tener (largarse de un partido porque a uno le sale de los cojones, para ver torear a un amigo; dirigir una película con talento e imaginación (por ejemplo), o desafiar las normas en general); pero se critica con reservas -ahí está la verdadera envidia- algo que el crítico tiene la secreta esperanza de conseguir, aunque sepa que está mal: que a uno le den una prima sólo por jugar un mundial, aunque no gane, equivale, a sus ojos, a una estafa inmobiliaria que pasa desapercibida -hasta hoy-, o a un “contrato blindado”. Quién los pillara.

      No sabía que lo de los contratos y los despidos ya estaba aceptado por ley, aunque sí que, en la práctica, la situación incluso de los que tienen contrato es mucho peor de lo que debería ser. La “conversación” entre patronal y sindicatos no es más que marear la perdiz y “hacer tiempo”. Unos, porque no tienen capacidad de movilización (entre otras cosas), y los otros, porque están esperando a Rajoy para hacer, definitivamente, lo que les dé la gana -a ellos y al FMI-.

      Efectivamente, los que somos absurdos somos nosotros. Sólo nos queda -y no es poco- intentar serlo un poco menos, y capear el temporal sin renunciar a los principios -palabra antigua- que nos queden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: